maveco inauguracio_n chiapa de corzo  0004

La danza de los Parachicos y las Chiapanecas, alma y corazón de la fiesta grande de Chiapa de Corzo abarrotaron las calles de esta colonial ciudad, donde cientos de niños, jóvenes y adultos acompañaron al gobernador Manuel Velasco Coello en esta feria en honor a San Sebastián, al compás de la música del chinchín, el tambor y el carrizo.

En su segunda visita a Chiapa de Corzo como gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, inauguró la Fiesta Grande de Chiapa de Corzo 2013, considerada la más antigua del estado y declarada como la Fiesta Tradicional de la entidad, al igual que el Parachico, “Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad”, símbolo de renombre internacional.

Desde Chiapa de Corzo, pueblo mágico y puerta al imponente Cañón del Sumidero, Velasco Coello fue recibido con gran algarabía por las Chiapanecas y Parachicos, quienes de manera fraternal le acompañaron en su recorrido por la explanada y hasta  el majestuoso escenario en donde se llevó a cabo la ceremonia de inauguración.

En el lugar, Velasco Coello se comprometió con los chiapacorseños a apoyar durante su mandato dichas festividades e impulsar las tradiciones y la cultura chiapaneca.

“Nuestro es rico en naturaleza, en historia, pero sobre todo en tradiciones y en su gente; por eso, esto es lo que hace grande a Chiapas, sus tradiciones, y mi gobierno va a impulsar de forma decidida estas tradiciones, no solamente en Chiapa de Corzo, sino en todos los municipios de nuestro estado; vamos a apoyar a Chiapa de Corzo para que venga más turismo”, apuntó.

Vestido con la indumentaria del parachico y al ritmo de tambor y carrizo, el Ejecutivo Estatal reiteró  que será un gobernador cercano a la gente, que atenderá y escuchará las demandas de los ciudadanos.

Ante miles de personas que asistieron al inicio de la fiesta tradicional, el Ejecutivo estatal afirmó que recorrerá cada colonia y cada ejido del municipio, prueba de ello su pronto retorno para inaugurar el hospital que se encuentra en construcción en la cabecera municipal.

“Vamos a volver a venir, hoy estamos inaugurando esta gran fiesta para Chiapas y sin lugar a duda para los chiapacorseños, vamos a venir en unos días, en unos meses más, a inaugurar el hospital aquí a Chiapa de Corzo y voy hacer muchas obras de su interés, en coordinación con el presidente municipal; hoy no me queda más que agradecerles su cariño, su afecto y dejo en Chiapa de Corzo mi compromiso de que les voy a cumplir los seis años, que voy a estar al frente de la gubernatura del estado”, manifestó.

El Gobernador del Estado estuvo acompañado por el presidente municipal, Sergio David Molina Gómez; el presidente del Consejo de la Fiesta de enero 2013, Miguel Ángel Noricumbo Gómez y el diputado Roberto Aquiles Aguilar Hernández.

Cabe destacar que la Fiesta Grande consiste principalmente en la danza de los Parachicos, la salida de las chuntaes que anuncian la Fiesta, la salida de los carros alegóricos, la coronación de la reina del pueblo, el cambio de priostes (o cuidadores de los santos).

 

La vestimenta tradicional del Parachico comprende una máscara de madera, una “montera” o peluca de ixtle, sarape tipo Saltillo y pantaloncillos con flecos sobre pantalón negro.

El origen de la danza de los Parachicos se remonta al año 1711. De acuerdo con la leyenda todo comenzó con el arribo a Chiapa de Corzo de Doña María de Angulo, señora de gran fortuna y alcurnia quien había llegado a la población con su hijo enfermo de una parálisis y en busca de un manantial milagroso conocido como el manantial de Cumbujuyú (que en la lengua de los “Chiapa” quiere decir “baño de jabalí”).

Doña María también acude a los curanderos del pueblo en busca de un remedio para el niño.

Un día, la gente se organizó para divertir al niño con una danza que fuera alegre y de mucho colorido. Entonces se vistieron con sarapes, máscaras, monteras (pelucas de ixtle), fajas, pañuelos, chalinas y animaron su baile con música de tamboril y flauta de carrizo.

De esta forma surgió la danza y su nombre, basado en su función original “para el niño” o “para el chico”. A partir de entonces se le relaciona con la fiesta de San Sebastián Mártir, patrono de Chiapa de Corzo, cuya imagen es homenajeada cada año.

Doña María de Angulo es recordada con cariño y respeto por la gente del pueblo, ya que la leyenda cuenta también que durante una época de hambruna que se desató sobre Chiapas a principios del siglo XVIII ella dio de comer a los pobres de la región.

En correspondencia a la generosidad de la señora Angulo, su imagen es homenajeada cada año con desfiles de carros alegóricos, cofradías, mayordomías y la danza de los Parachicos. Además cada año una joven del pueblo es elegida secretamente por el consejo de la fiesta como reina representando a esta famosa señora.

De esta forma, nuevamente Chiapas da muestra del folklor y colorido de su cultura pero además, de la paz social que permite a miles de familias disfrutar de la tradicional Fiesta Grande de Chiapa de Corzo.

Anuncios