Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.- Para mejorar las condiciones de salud de la población chiapaneca, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la Secretaría de Salud federal y la Secretaría de Salud de Chiapas, implementarán el Proyecto de Demostración de Combate y Eliminación de las Enfermedades del Rezago, con una inversión aproximada de cuatro millones de pesos.

Durante una reunión de trabajo entre las cuatro instancias participantes, el secretario de Salud estatal, James Gómez Montes, informó que el proyecto demostrativo integral durará seis meses (de junio a diciembre de 2010) y contempla como eje central el combatir la enfermedad bacteriana del tracoma, así como las enfermedades parasitarias de chagas, leishmaniasis, helmintiasis y oncocercosis, además de la infección viral de la rabia canina.

Detalló que para ejecutar dicho proyecto, el Banco Interamericano de Desarrollo aportará más de tres millones de pesos, mientras que la Secretaría de Salud del Gobierno de Chiapas invertirá casi 900 mil pesos y la Organización Panamericana de la Salud contribuirá con más de 91 mil pesos.

Acompañado de la líder del proyecto de Enfermedades del Rezago del BID, Ignez Tristao, Gómez Montes señaló que este plan operativo se aplicará en cinco municipios de menor índice de desarrollo humano, como son Chanal, Huixtán, Oxchuc, San Juan Cancuc y Tenejapa.

Inicialmente, personal de la Secretaría de Salud estatal, la OPS y el BID realizaron un recorrido en la localidad Nueva Esperanza del municipio de Chenalhó y en la localidad Chimix del municipio de Pantelhó, para identificar la situación actual del foco norte y combatir la oncocercosis.

El secretario de Salud del estado, precisó que el abordaje de las enfermedades del rezago tiene como objetivo reducir la transmisión vectorial domiciliaria de la enfermedad de chagas a través de los rociados intradomiciliarios, además de interrumpir la cadena de transmisión de la rabia canina y felina humana, comprando más vacunas para ampliar la cobertura.

Gómez Montes comentó que también se pretende conocer la magnitud real de la leishmaniasis en sus cuatro formas clínicas: cutánea (llagas en la piel), visceral (inflamación de vísceras), difusa (llagas en todo el cuerpo) y mucocutánea (llagas en la parte de la nariz), para así mejorar el conocimiento del vector e identificar a qué personas afecta más y sus factores de riesgo.

Otro de los objetivos del proyecto es contribuir en el proceso de interrupción de la oncocercosis con el reforzamiento de equipo de tecnología para obtener mejor flujo de información epidemiológica, consolidar y analizar una base de datos.

Asimismo, contribuir al proceso de la eliminación del tracoma a través de equipos de alta tecnología para establecer una plataforma de información, atención integral al paciente, capacitación a la población y al personal de salud, así como tratamientos preventivos y curativos.

Y además, favorecer la reducción de la prevalencia e intensidad de infección por helmintiasis (enfermedad parasitaria en la que una parte del cuerpo está infestada de gusanos, como lombrices o solitarias) con la distribución de desparasitantes.

En la reunión estuvieron presentes Elsa Sarti, coordinadora del Proyecto de Enfermedades del Rezago del BID; Santiago Nicholls, asesor de la OPS/OMS; Humberto Montiel, epidemiólogo de la OPS/OMS; Margarita Aguilar Ruiz, oficial de Enlace de las Oficinas de la OMS/OPS en Chiapas; Gustavo Sánchez Tejeda, subdirector de Enfermedades Transmisibles del Centro Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Cenavece); y Hermilo Domínguez Zarate, director de Salud Pública de la SS de Chiapas.

Anuncios